Que gran historia y tan cierta, en que nos convertimos cuando tomamos la ley sin pensar en los que no tienen voz.

Responder