Saltar al contenido
El Remedio es

Los hombres también son víctimas, violencia doméstica

18 marzo, 2020

Cuando hablamos de violencia doméstica o intrafamiliar como también se le conoce, automáticamente nos viene a la mente la imagen de una mujer golpeada o llorando, sin embargo, algo de lo que no se habla regularmente es que a veces la víctima no es una mujer, sino un hombre.

Así es, son muchísimos los casos de hombres que son víctimas de los abusos de sus parejas, la gran mayoría mujeres, aunque se da también el caso en parejas del mismo sexo.

Si acudimos a las estadísticas de denuncias de violencia por parte de los varones nos daremos cuenta de que son mínimas y por lo general son casos que se tratan con muchísima discreción en los países Latinoamericanos debido a la falsa idea de machismo que impera en nuestra sociedad.

Es importante recordar que la violencia no necesariamente es física, no siempre la persona violentada es golpeada, existen muchas maneras de abuso en el hogar, una de ellas es el maltrato verbal y la violencia financiera de la que poco se habla, los hombres que llegan a tener el coraje de denunciar a sus parejas por lo regular son explotados económicamente y maltratados verbalmente, minimizados y despreciados por sus parejas ademas de ridiculizados ante los hijos y a veces fuera de las puertas del hogar, ante otros familiares y amistades.

Los hombres, al igual que las mujeres víctimas de violencia, también llegan a tolerar situaciones insostenibles por los hijos, por el temor de perderlos.

Ese amor paterno a veces es aprovechado por las mujeres utilizando a los hijos como moneda de cambio, dentro del matrimonio para chantajear a su marido y después del divorcio secuestrando a los hijos no permitiendo al padre verlos, para ello se arman de muchísimos argumentos tales como las obligaciones escolares de los niños, visitas medicas, enfermedades inexistentes o vacaciones escolares, la madre se apropia de los hijos y solo a cambio de ciertas condiciones permite al padre negociar el convivir con ellos.

El hecho de que mundialmente la gran mayoría de los casos de denuncias sean presentados por mujeres no significa que los hombres queden excluidos como posibles víctimas, de hecho existen mujeres que golpean a sus maridos con diferentes objetos, ya que fisicamente no tienen la fuerza del varón se arman de cosas para golpearles y ellos no responden por el temor de perder el control y lastimar seriamente a la mujer.

Otro acto de violencia femenina es la constante demanda de apoyo financiero, trabaje o no fuera del hogar, la mujer exige al marido que le entregue el total de sus ingresos con la excusa de que ella será mejor administradora ya que conoce mejor que el las necesidades del hogar, y en este sentido existen mujeres que jamas están satisfechas.

Una mas de las actitudes negativas que las féminas muestran a sus consortes es hacer burla de ellos ante los hijos, el mostrar a sus maridos como débiles, sin carácter y apocados acaba poco a poco con la seguridad que ellos tenían de si mismos.

Los hombres tambien son victimas, tambien sufren violencia, tambien se instalan en un hogar infeliz por los hijos y tambien llegan a hartarse del maltrato y denunciar.

Si eres hombre y si sufres de maltrato por parte de tu pareja, si tu ex-esposa no te permite ver a tus hijos, olvídate de la falsa idea del machismo mal entendido, infórmate sobre que pruebas debes presentar en un Juzgado, reúnelas y atrévete a denunciar, rescátate a ti mismo y rescata a tus hijos de un ambiente inadecuado para ellos, y si tienes pruebas mas contundentes, preséntalas para que luches por la patria potestad absoluta de tus hijos.

Del mismo modo lucha por tus bienes patrimoniales, el producto del esfuerzo de tu trabajo, recuerda que cada Estado de la República Mexicana tiene sus propias leyes, antes de aventurarte a ciegas en un pleito legal, consulta e infórmate, quizá con una orientación psicológica apropiada bien se pueda salvar el matrimonio o la relación si ambos acuden juntos a terapia de pareja o en caso de que no haya otro camino y necesites denunciar, hazlo con las pruebas necesarias para que la denuncia proceda.

Hay hogares en que el dominio claro es el del matriarcado aun cuando aparentemente el hombre sea la cabeza del hogar, existen mujeres que saben manipular suavemente tanto al marido como a los hijos  a través de chantajes emocionales presentándose como víctimas que han sacrificado sus vidas por el bien de la familia y esa es otra cara de la violencia, la que no deja huellas físicas pero que agobia y atrapa en una red de la que no es fácil escapar.

Ni todos los hombres son salvajes ni todas las mujeres son frágiles, se necesita encontrar un punto de equilibrio en las relaciones de la pareja para que ni una ni el otro acaben siendo víctimas de ningún tipo de violencia o manipulación.

El amor es la respuesta y cuando este ya no exista, el respeto es el camino.

Regístrate aquí y recibe $15 pesos de bienvenida