Saltar al contenido
La Redacción

Lo que COVID-19 se llevó, salud y economía

13 abril, 2020

La pandemia por la propagación del Virus SARS-COV-2, mejor conocido como la enfermedad COVID-19, la cual está reportando en todo el país 5,398 casos sospechosos en donde hasta el día de hoy 04 de Abril de 2020 van 1,688 casos   confirmados, 8,602 casos han sido negativos y con 60 defunciones.

Este avance no solo ha representado una exhibición de las frágiles debilidades del sistema de salud mexicano, sino a su vez refleja la pésima decisión por parte del gobierno de haber recortado en el Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal 2020 el presupuesto a la salud, lo que ahora revela la escasez de recursos para la adquisición de insumos necesarios para enfrentar la crisis sanitaria como son los cubrebocas, mascarillas, guantes, aparatos y hasta la construcción y habilitación  de más hospitales para atender  demanda de pacientes contagiados.

Por otro lado se tienen las quejas de médicos y enfermeras de que ante la falta de equipo de protección, las condiciones insalubres donde el virus se propaga con mayor facilidad, pone aun en riesgo la salud de estos profesionistas quienes ya han salido a la calle a protestar ante la inconciencia e incomprensión por parte del gobierno de que se necesitan esos insumos, pues ellos además de los mismos pacientes a quienes exponen con la propagación y la desprotección, se convierten en otros más casos que conformarían las estadísticas de casos positivos por el contagio del COVID-19.

No obstante lo anterior, el anuncio y petición ya más contundente por parte del Subsecretario de Salud Hugo López-Gatell al repetir tres veces “Quédate en casa”, da a entender que no hay los suficientes recursos materiales ni humanos para poder hacer frente a todos los pacientes contagiados ni para los nuevos casos que se presenten.

Por esta razón se  tomó la decisión de llevar a cabo el programa de “Jornada de Sana Distancia” a fin de promover  que la población mantenga una distancia de al menos 1.5 metros respecto de las demás y aplicar las medidas de seguridad que ha señalado la Secretaria de Salud, sin embargo vemos en la mayor parte de la población,  una actitud de poca obediencia, algunos lo están considerando un fraude o una patraña, y en otros sectores de la población quieren tomar todo como si fuera normal pero no dimensionan el impacto que puede generar el incremento de casos en la  a la población y llegar al momento en el cual autoridad tenga que determinar medidas más estrictas para poder hacer frente y lograr que la gente acate la medida de quedarse en sus casas a fin de evitar que la curva de contagios por COVID-19 siga incrementándose.

Aunado a la falta de recursos en el sistema de salud, la situación económica principalmente de las micro, pequeñas y medianas empresas ha venido a empeorar con la contingencia tanto así que en estas últimas semanas se ha desatado una ola de despidos de trabajadores, otros se han mantenido en la incertidumbre si conservarán o no su trabajo y otros solo son regresados a su casa sin que puedan gozar de su sueldo que permita darles sustento a ellos y a sus familias, lo que refleja un sector patronal insensible y que no se ha comportado a la altura de las circunstancias que solicita el momento, por lo que también el gobierno no ha dado manifestación alguna en cuanto a los apoyos que se les darán a estos pequeños negocios, que son parte de un pilar importante de la economía.

El mercado laboral se empieza a compactar con esta contingencia y por ello habrá un gran porcentaje de la población que no podrán colocarse o vivirán en el desempleo una vez terminada la contingencia y el gobierno se ha mostrado omiso,

lo que resulta muy perturbador pues estas personas podrían buscar de otra manera el sustento participando y uniéndose a grupos en redes que convocan a llevar a cabo actos de rapiña en centros comerciales, tiendas departamentales, tiendas conveninencia o generará un aumento deliberado de la delincuencia para poder obtener sustento y satisfacer necesidades básicas, se vería un panorama poco alentador en los próximos días, algo que es una mala señal del contexto que esta por pasar nuestro país ante una crisis mundial.

El presidente no se ha portado a la altura de un jefe de estado, parece que sigue en una campaña presidencial y no presenta una solución o un plan emergente para poder abatir el terrible panorama que esta por venir, podría venirse un “Juicio inclemente de la Historia” y que acompañará a Andrés Manuel López Obrador no solo durante el resto de su sexenio y el resto de su vida, ¿Significaría el fracaso de la llamada Cuarta Transformación? El presidente podría ser recordado por el daño económico y patrimonial que podría generar a miles de personas sean aliados u opositores, el tiempo solo lo dirá.

Y usted, estimado lector ¿Cómo está enfrentando esta crisis? ¿Cuál es su opinión acerca del caso COVID-19?

Las noticias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp