Saltar al contenido
La Redacción

Las lágrimas, elemento sanador

27 febrero, 2020

Las lágrimas brotan en circunstancias de mucho dolor físico y  emocional, cuando tu ser se duele con angustia e incertidumbre de lo que vendrá, por preocupación ante la impotencia de no poder cambiar lo vivido, por decepción cuando esperas más de otros y te das cuenta que al único que tienes  es a ti, por la pérdida de un ser amado, incluso por frustración y enojo pueden estar presentes.

Es un líquido que está en nuestro cuerpo y se activa en situaciones como las antes mencionadas, así es… son las lagrimas.

La invitación en este artículo es hacerte consiente del poder sanador de este líquido extraordinario brotando de tu cuerpo con el único fin de limpiar y lubricar tu ser.

Analicemos estas dos palabras:

Limpiar que??? … dolor, ira, resentimiento, amargura o frustración, todo lo negativo que puedas sentir, déjalas correr con convicción de que ellas saben hacer bien su función. Y después de pasar tu proceso de quebrantamiento, agradece porque ellas te ayudaran a sanar.

Lubricar. Es una palabra que tiene varios significados, puede entenderse como el hecho de poner suave o resbalar una cosa, la lubricación se emplea para reducir el rozamiento entre dos superficies que se encuentran muy próximas. Que aprendizaje podemos obtener de esta función?

Lubrica tu ser para que nada te haga daño, para que puedas ser capaz de tener un repelente resbaladizo de tal manera que ninguna crítica,  ninguna palabra negativa, ninguna desaprobación toque tu vida, así aprenderás a dejar pasar para evitar rozamientos innecesarios que contaminen tu vida y te roben la paz.

Las lágrimas también ayudan a  eliminar residuos protegiéndonos  de cualquier infección. Con ello aprendemos a  dejar ir todo lo que no te sirve, todo lo negativo que hay en ti  y alrededor y fluye pero en armonía y sincronía

Nuestro  cuerpo es extraordinario y  uno de los mejores consejeros, si sabes escucharlo…

Así que…Cuando la vida te ponga en circunstancias que te incomodan, personas con las que no quieres estar, retos que vencer y los veas inalcanzables, una enfermedad difícil, la ausencia de alguien amado. Llora y llora fuerte; con todo, para que en el poder de tus lágrimas también llegue el consuelo y la esperanza que lo que viene es mejor que lo que estás pasando.

Aaah! Y una cosa más, las lágrimas también son de felicidad pero esas se disfrutan.

Las noticias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp