Saltar al contenido
El Remedio es

¿De qué tamaño es tu fortaleza?

28 octubre, 2019
Últimas entradas de A&A (ver todo)

Somos seres neurodiversos, neurotipicos, diferentes, discapacidad o tal vez locas… dirían algunas personas….

Cuando te dan el diagnóstico de tu hijo(a) con TDAH, no sabes si es moda, falta de paciencia o de vocación de los maestros, la realidad es que se vuelve una bola de nieve de quejas y llamadas de atención que afectan emocionalmente a la mama de todo niño, niña, adolescente, joven o adulto.

El bullyng lo vives con ellos, no solo en la escuela, también en casa….cuando el marido te dice que la loca es una, que ellos no necesitan nada, mas que atención o unos cinturonazos.

Entonces recuerdas la famosa frase: “Prometo amarte y respetarte todos los días de mi vida”, “estar contigo en las buenas y en las malas” y al regresar a la realidad, es como la Universidad, nada tiene que ver la teoría con la práctica.

Con mi autoestima baja, sin poder transmitir seguridad y confianza a mi hijo (a) hace más difícil sobrevivir al TDAH.

Así comienza la historia de muchas mujeres que tocan la puerta buscando respuestas, soluciones mágicas o simplemente un porque mi hijo (a) tiene TDAH.

La cara de desesperación, la cabeza baja con la mirada al suelo, miradas perdidas y ojos cansados de llorar, frustradas y cansadas de caminar solas, de recoger la toalla y volverla a levantar, de querer internar a sus hijos, castigarlos y muchas veces golpearlos, para al final regresar abrazarlos con un sentimiento de culpa que ni nosotras entendemos porque esta sucediendo nada, preguntandonos porque yo, porque a mí.

Intentando tanto remedio, tanta cura que mucho charlatán te dice, incluyendo a la comadre metiche que te dice que hacer, y que lo único que falta es ir a bailar a chalma o danzar alrededor del fuego en luna llena….

Cuando corres con suerte (debería ser obligación) y el marido te apoya, te cree, ambos cansados de gastar y no de invertir, sin ver resultados en su hijos, acumulando quejas, cambiando escuelas, maestros, turnos, etc.

Así, llegan muchas mamás, que dicen no poder, con sus ojos secos, almas tristes, sin poder ver un destello de luz que les diga; Hey, tranquila aquí estoy yo y te voy ayudar, no pasa nada, verás que divertido es vivir con TDAH, algunas te miran con incredulidad, otras con asombro y otras tantas estas palabras son mágicas, porque el escucharlas les ha dado una esperanza y su fe es restaurada a medida que aprenden.

Aún recuerdo la cara de algunas mamás que con la formación de padres y entendiendo el trastorno volteaban a ver a sus hijos, su familia, con tal desesperación…. Que creían imposible un cambio en su familia.

Y en esa fragilidad de sus Almas cansadas, con tal desesperación, ahí…. es donde se nace la fortaleza y la grandeza que Dios creó en la mujer, como oruga convirtiéndose en mariposa, cual ave fénix resurge de sus cenizas, como flor en el pantano, ahí… nace un Ángel de Chely, que inspira y motiva a más Padres de Familia, dando luz y esperanza a muchas familias TDAH.

Entonces cree en sí misma, es completa y llena, con Fortaleza para sí misma, su familia y para transmitir a más familias que buscan una luz de esperanza.

Hoy esa mujer, esa madre que llegó desesperada, con su autoestima en el suelo, sin fe, sin esperanza, hoy es una guerrera, una inspiradora, una guía, un manual que compartirá con más padres de familia, generando lazos Fuertes de amor, paciencia, confianza, seguridad y dedicación.

Hoy no solo conocen de TDAH o de estilos de crianza, conocen perfectamente el Alma de sus niños (as), conocen la necesidad de empatía y apoyo que tantas familias requieren.

Hoy son mujeres inspiradoras que motivan e invitan a trabajar, capacitarse y vivir con TDAH.

Ellas son: “Los Angeles de Chely” que “Hacen visible lo INCREIBLE”.